Ansu huele a estrella

La frase de Quique Setién («Dembélé se va a salir») había creado una extraña sugestión en el entorno del Barça. Como si hubiera garantías con un jugador que se ha demostrado de cristal y que, cuando ha estado en forma, ha sido irregular, errático y ha estado lejos de ser un jugador de 140 millones de euros ni de lejos. Y mientras todos parecían estar esperando a Dembélé (que apura su recuperación y podría recibir el alta antes del jueves), Ansu Fati, 17 años y 96 días, volvió a sacudir el Camp Nou con una demostración imponente de talento. Sin ánimo de caer en la precipitación, el niño huele a estrella.

Ansu jugó su mejor partido con el Barça contra el Levante. Además de los dos goles, remató cinco veces a puerta, generó tres ocasiones de gol por su cuenta y dio 109 de 116 pases correctos. Setién también destacó su trabajo defensivo. Es evidente que, dentro del campo, es un jugador mucho más maduro de lo que indica su edad. Casi siempre toma buenas decisiones y todo lo que hace tiene sentido y maldad bien entendida en el campo. Toca cuando es necesario, desborda cuando hay uno contra uno claro y, sobre todo, y lo que es más importante para su progresión en el Barça, se entiende con Messi y el argentino se lo cree. Su conexión en el primer gol recordó a la que el argentino tenía con Neymar. «Llevo viéndolo muchos años», dijo después del partido Ansu como haciendo ver que podría entenderse con Messi con los ojos cerrados. Su conexión con el argentino va más allá del césped. Leo está apadrinando sus primeros pasos y Rodrigo, el hermano del crack argentino, se ha convertido en uno de los asesores de confianza del guineano.

El proceso de Ansu ilusiona en el club. Está quemando bien las etapas. Todas con mucha determinación. Ansu quiere llegar y en el club están dispuestos a darle las herramientas que necesite. La fundamental, controlar su boom mediático. De momento, el futbolista, que aún tiene ficha del filial, mantiene sus costumbres. Pasar tiempo con los jóvenes de su edad que están a medio camino entre el Barça B y el Juvenil. Con 17 años recién cumplidos, controlar todas las tentaciones que se le van a acercar ahora que ya es un jugador relevante puede ser lo más difícil para el club. Por eso, en parte, será importante protegerlo.

El 4 de diciembre, el Barça anunció oficialmente el blindaje de Ansu. Mejoró económicamente su contrato, que expiraba en 2022, con la posibilidad de extenderlo dos temporadas más, hasta 2024. Su cláusula de rescisión pasó de 100 millones a 170 millones , pero eso cambiará pronto. En cuanto se convierta en jugador del primer equipo, muy pronto, Ansu pasará a tener una cláusula de 400 millones de euros.

De fondo está la Eurocopa. Con dos partidos en la Sub-21, Luis Enrique ha admitido que vigilan al jugador, un proceso que ya inició la Selección en la era de Robert Moreno. Podría parecer precipitado, pero a Ansu no le va a asustar seguir batiendo récords. Da la sensación de que, con todas las reservas del mundo, ha nacido una estrella.

as.com

Siguenos en las Redes Sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *