Nadal inicia la caza del 20º título de Grand Slam al ralentí

La tormenta del lunes en Melbourne dio paso a un martes soleado, con una temperatura agradable (23 grados) poco antes de las 15:00 hora local, escenario ideal para el estreno este año de Rafa Nadal en el Open de Australia. Dicho con todos los respetos, tanto hacia al balear como por su rival, el modesto Hugo Dellien (26 años y 73º del mundo), la caza de los 20 títulos de Grand Slam de Federer la empezó Nadal al ralentí. Gracias a la sabiduría que le da la experiencia y a su calidad tenística inagotable, ganó al boliviano sin hacer nada del otro mundo. De hecho, perdió dos veces su saque. Aún así, el resultado fue contundente: 6-3, 6-2 y 6-0 en dos horas y dos minutos. Nadal se medirá en segunda ronda con el argentino Federico Delbonis, que superó en tres sets al portugués Joao Sousa (6-3, 6-4 y 7-6 (3)).

La Rod Laver Arena recibió con algarabía al número uno del mundo, aunque apenas vio una pequeña parte de su potencial. Nadal sólo había perdido una vez en la primera ronda del torneo, contra Verdasco en 2016, y se clasificó por 14ª vez en 15 participaciones para la segunda. Se enfrentará el jueves al argentino Federico Delbonis o al portugués Joao Sousa, dos viejos conocidos. Rafa tiene entre ceja y ceja el segundo título en un campeonato que se le resiste, porque así entraría en la historia como el primer tenista de la Era Open (desde 1968) en levantar al menos dos trofeos en cada uno de los cuatro Grand Slams.

Ante el entusiasta Dellien, que había dicho que el partido sería seguido en Bolivia «como la final de un Mundial de fútbol», Nadal arrancó con dos quiebre para encarrilar la faena y no pasar apuros. Parecía directo a un palizón cuando dejó escapar uno de sus servicios en los mejores momentos de juego de Hugo, jugador con un drive aceptable y poco más. La segunda manga fue más ordenada y el de Manacor golpeó otra primero, y aunque Dellien igualó, después no pudo mantener su turno y cedió. «Te amamos, se escuchaba desde la grada mientras Nadal pedía que le trajeran sus famosos dátiles. El tercer parcial ya fue un paseo para el ganador de 19 majors, que está vez no se despistó y le endosó un rosco al Tigre de Moxos

Rafa aseguró estar «contento» en su vuelta a Melbourne Park, donde aspira a un 20º Grand Slam que le iguale con Federer. «No ha habido mucho espacio entre temporadas esta vez, pero estoy contento. He tratado de aumentar la intensidad de los entrenamientos para llegar bien aquí. Tengo mucha energía positiva y no quiero irme de esta pista sin agradecer su entrega al público», afirmó.

Preguntado por el Rally for Relief, la exhibición benéfica en la que participó para recaudar fondos en la lucha contra los incendios que anegan Australia desde hace meses, aseguró: «Lo único que importa es ayudar en este desastre que ha sufrido Australia y estamos todos en ello. Creo que podemos ayudar a la recuperación. Gracias a la gente por su apoyo porque han hecho más fácil la recaudación de fondos».

El balear también hizo balance de su intenso 2019, boda incluida: «Lo mejor de 2019 ha sido la boda (risas). No, en serio, todos los resultados y momentos que atravesé en la temporada pasada y cómo terminó la hicieron una muy especial. Espero poder mantener ese nivel de competitividad este año».

Después, el manacorense pasó por los micrófonos de Eurosport, en los que analizó el partido más en profundidad: «He llegado un poquito cansado. Se ha hecho largo este comienzo, un poco diferente al que estamos acostumbrados, con la ATP Cup. He empezado sin buscar grandes cosas. No cometer errores, jugar simple. En el tercero he jugado ya con menos respeto, buscando golpes más agresivos. En segunda ronda intentaré acercarme lo que creo que tiene que ser mi juego para seguir avanzando aquí».

En la rueda de prensa posterior, Nadal se extendió en sus explicaciones. «Fue un final de año exigente y ha sido un principio de año igual de exigente pero ahora trabajo para estar centrado y positivo en todo momento. Había tenido poco descanso antes de la Copa ATP. Tengo que estar al 100% de energía. No ha sido un comienzo de temporada perfecto para mí, he tenido demasiada exigencia demasiado pronto, pero estoy con buenas sensaciones y he empezado aquí con calma. Cuando he buscado cosas, han funcionado», afirmó Rafa, que se mostró «satisfecho con la victoria de hoy y encima con la forma en la que he acabado el partido».

as.com

Siguenos en las Redes Sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *