Calidad de Vida: Estar mucho tiempo sentado perjudica nuestra salud

Autor: Arnaldo Rojas
El sedentarismo (falta de actividad física) es uno de los mayores factores de riesgo para contraer afecciones crónicas y uno de los hábitos asociados al sedentarismo es estar sentados. Una reciente investigación advierte sobre el peligro que significa para nuestra salud el uso prolongado de la silla.
Resulta interesante preguntarnos cuánto caminamos hacia nuestro lugar de trabajo, cuánto subimos las escaleras de nuestras oficinas o cuánta actividad física hacemos diariamente. La tecnología y comodidades modernas han hecho que busquemos conseguir nuestras metas con el mínimo esfuerzo físico posible, sin percatarnos de que hemos eliminado una serie de demandas que mantenían nuestros sistemas muscular, vascular, metabólico y hormonal funcionando correctamente.
Evaluemos un avance tan sencillo como La Silla. En otras épocas los trabajos requerían de agotadoras horas de esfuerzo físico con la consiguiente demanda calórica al estar de pie o caminando. Después de la revolución industrial y sobre todo en la actualidad el 80 %
de los trabajos se realizan sentados, lo que ha fomentado el sedentarismo, con las consecuencias negativas que esto acarrea.
Las sillas se han vuelto tan necesarias en la vida moderna que la mayoría de las cosas que hacemos son impensables sin ellas. Según una investigación de la ONG British Heart Foundation (Fundación Británica del Corazón), pasamos 9,5 horas del día en actividades
sedentarias. Esto quiere decir que estamos inactivos el 75% del tiempo. Esto acarrea varios problemas.
Nuestros huesos y músculos responden al uso o a la falta de uso. Con el uso, los huesos se vuelven más densos. Si los usamos menos se tornan más frágiles. Lo mismo ocurre con los músculos: su uso determina que sean más fuertes o débiles. Pasar mucho tiempo sentados, con la mayor parte de la musculatura de nuestra espalda inactiva por la forma en que nos recostamos sobre la silla, hace que nuestra columna se vuelva más débil. Por eso no sorprende que hoy día, el dolor de espalda sea una de las principales causas de discapacidad en el mundo.
Actualmente el porcentaje más alto de mortalidad es resultado de desórdenes metabólicos como la diabetes tipo 2, afecciones cardíacas o distintos tipos de cáncer, todos ellos asociados en muchos casos con la inactividad: es decir, con el uso de la silla.
Un estudio de 2017 que investigó los efectos de la inactividad en 7.813 mujeres descubrió que las que pasaban sentadas 10 horas al día tenían telómeros más cortos (un indicativo del envejecimiento celular). Sus hábitos sedentarios las habían hecho envejecer biológicamente cerca de 8 años. Algunas investigaciones sugieren incluso que los efectos de estar sentado por períodos largos no pueden ser compensados con un poco de ejercicio. Estos estudios -y muchos otros- muestran que debemos repensar cuidadosamente nuestra relación con las sillas.
Recomendaciones
La mejor terapia consiste en usar la silla en lapsos de tiempo no superiores a los 120 minutos continuos, es decir debemos darnos la oportunidad de quemar algunas calorías al levantarnos con pequeñas pausas activas que permitan mantener nuestro cuerpo en
movimiento. Para ello es aconsejable:

*Levantarse cada 45 minutos o 1 hora.
*Hacer una pausa de 2 a 5 min, para ir al baño, hidratarse, estirar brazos y piernas e inclusive hacer unas tres a cinco sentadillas.
*Rotar el cuello en círculos grandes en ambos sentidos con 3 a 5 repeticiones.
*Realizar ejercicios de estiramiento de articulaciones de cuello y hombro.
*Estirar brazos al frente y mover muñecas y dedos.
*Hacer de forma consciente unas dos a tres respiraciones profundas.
Todo esto redundará en una mejor postura corporal, mejorará la respiración e incluirá algo de actividad física en su rutina diaria que permitirá que su cuerpo realice pequeños esfuerzos que evitará el sedentarismo provocado por el uso prolongado de la silla.
[email protected]

Siguenos en las Redes Sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *