¿Augurio positivo para que los Patriots ganen el Super Bowl LIII?

Los New England Patriots podrían haber recibido una gran noticia el lunes con la derrota del Alabama Crimson Tide ante los Clemson Tigers en el Juego por el Campeonato del College Football Playoff.

Desde la llegada del entrenador en jefe Nick Saban a Alabama, los New England Patriots nunca han ganado el campeonato de la NFL el mismo año que el Tide se proclama campeón colegial.

Saban trabajó en la NFL como coordinador defensivo de los Cleveland Browns de 1991 a 1994, bajo la dirección de Bill Belichick, quien ahora es entrenador en jefe de los Patriots.

Belichick y Saban desarrollaron una gran amistad desde 1982, cuando Saban trabajó bajo en Navy las órdenes de Steve Belichick, padre de Bill, quien en ese entonces era asistente con los New York Giants.

Desde entonces, ambos continuaron sus caminos hasta convertirse en dos de los entrenadores en jefe más exitosos en la historia del fútbol americano, uno en la NFL y otro en las filas colegiales.

Pero a pesar de su larga historia de éxito, Belichick –quien llegó a New England en el 2000– y Saban sólo se han consagrado campeones al mismo tiempo en la temporada del 2003, cuando los Patriots vencieron 32-29 a los Carolina Panthers en el Super Bowl XXXVIII y los LSU Tigers derrotaron 21-14 a los Oklahoma Sooners en el Sugar Bowl.

Saban dejó LSU para probar suerte con los Miami Dolphins en el 2006 y 2007 antes de firmar con Alabama, programa al que ha llevado a cinco títulos colegiales desde el 2009, cuando venció a los Texas Longhorns en el Juego por el Título Nacional, 37-21, para culminar una temporada perfecta 14-0. Ese año los Patriots quedaron fuera en la Ronda de Comodines tras caer 33-14 frente a los Baltimore Ravens.

En el 2010 ninguno ganó el título, el Crimson Tide terminó la temporada con récord 10-3 y los Patriots fueron eliminados por los New York Jets en la Ronda Divisional.

En el 2011, Saban nuevamente se proclamó campeón con Alabama, tras vencer 21-0 a LSU en el Juego por el Campeonato Nacional del BCS, Belichick, por su parte, sufrió la segunda derrota de su carrera en el Super Bowl al caer 21-17 ante los New York Giants.

Para el 2012, el Tide ganó el bicampeonato de la mano de Saban, apaleando a Notre Dame, 42-12, en el Juego por el Título, mientras los Patriots cayeron en el Juego por el Campeonato de la AFC frente a los Ravens, 28-13.

En el 2013 tanto Alabama como New England quedaron fuera de la contienda por sus respectivos títulos, Alabama terminó el año con marca 11-2 tras perder en el Sugar Bowl, 45-31 ante Oklahoma; los Patriots volvieron a quedar marginados en la Ronda de Campeonato tras perder 26-16 frente a los Denver Broncos.

Belichick fue campeón al siguiente año, guiando a New England a una dramática victoria 28-24 frente a los Seattle Seahawks, mientras Alabama cayó en la Semifinal del College Football Playoff ante Ohio State, 42-35, nuevamente en el Sugar Bowl.

En el 2015, el Crimson Tide ganó su primer título bajo el formato del College Football Playoff, venciendo a Clemson 45-40, New England, por su parte, cayó nuevamente con los Broncos, 20-18, en el Juego por el Campeonato de la AFC.

Los Patriots ganaron el quinto Super Bowl de su historia en la temporada del 2016 con una remontada histórica frente a los Atlanta Falcons para llevarse la victoria 34-28 en tiempo extra, esa campaña el Tide perdió el título ante Clemson con un touchdown de último segundo que dejó el marcador 35-31.

En el 2017, Saban empató al legendario entrenador Paul “Bear” Bryant al ganar su sexto campeonato nacional, guiando a Alabama a una victoria 26-23 sobre Georgia; para los Patriots la temporada terminó con una dolorosa derrota en el Super Bowl LII, 41-33, ante los Philadelphia Eagles.

Este año, el Crimson Tide fue apaleado 44-16 por Clemson en el Juego por el Título Nacional en el Levi’s Stadium y los Patriots buscan su sexto campeonato de Super Bowl, iniciando su participación en los playoffs el próximo domingo en casa contra Los Angeles Chargers en la Ronda Divisional.

Con base en la historia reciente, la derrota del Tide podría ser una señal positiva para los Patriots –que terminaron como el sembrado N° 2 de la AFC y aún podrían recibir todos los playoffs en casa– o sólo quedará como una anécdota de una racha que se prolongará al menos un año más.

Crédito: ESPN 

 

Siguenos en las Redes Sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *