Pensándolo bien: Deporte municipal

Autor: Dr. Moises R Giesurin M

El tema del deporte a nivel municipal no es un tema menor. Las políticas diseñadas a nivel nacional y municipal son importantes, pero es a nivel comunal donde se dan los cambios más sustantivos. Desde un plan municipal de deportes se va delineando la política correspondiente al área de manera tal que sus destinatarios se vean afectados en forma inmediata. Los proyectos locales buscan solucionar problemas locales y satisfacer las demandas de sus habitantes. Vamos a ir analizando a lo largo de este post las distintas perspectivas que el tema nos ofrece. Sin dudas se trata de una cuestión fundamental a la hora de buscar verdaderos cambios en la calidad de vida de las personas.

Obtención de recursos

Este es un problema presente en todas las áreas de la política pública. En los sitios donde las demandas sociales se encuentran satisfechas, la obtención y designación de recursos no es algo tan complejo. Pero en las zonas menos afortunadas, donde las necesidades primarias no están cubiertas, el deporte es postergado y muchas veces se emplea el dinero para otra cosa. Por tal motivo, es importante generar acciones tendientes a obtener recursos propios que provengan desde emprendimientos tales como la venta y alquiler de espacios públicos para publicidad y sponsoreo, así como también realizar acuerdos con empresas del sector. Si el gobierno municipal no dispone de los medios económicos para financiar el deporte, debe buscar ayudar en el capital privado, sin por ello dejar de mantener los valores que sustentan su práctica política.

Deporte para todos

Si el fin de la política es el bien común, entonces el fin de la política deportiva es el deporte para todos. Esto no quiere decir que no se tendrán en cuenta los proyectos destinados al alto rendimiento, pero esta claro que a la hora de repartir recursos, la base de la pirámide debe llevarse la mayor parte. Por su parte, el municipio puede gestionar convenios con sus atletas de élite a fin de ayudarlos en otros ámbitos que no sean la mera entrega de dinero.

El equipo técnico

Más allá de la importancia de las decisiones políticas, se trata de un área donde la presencia del personal técnico calificado es fundamental. Profesores, entrenadores e instructores deben mantenerse actualizados y mostrar una sólida formación. Los lazos familiares no deben descartarse siempre y cuando los profesionales acrediten en sus funciones. No hay que olvidar que para que exista coherencia entre las políticas deportivas, los planes y proyectos, se debe contar con material humano capacitado y no con personas de deambulan por el tablero de ajedrez de la política, obedeciendo al rey de turno.

Necesidades deportivas

El municipio debe permanecer atento a las necesidades de su gente. Actividades relacionadas con el salud, el tiempo libre y el ocio son necesarias para el ser humano. El fomento de estas actividades son necesidades propias de la ciudadanía, que reclaman en voz silenciosa aquellas pequeñas cosas que le devuelven más energía de la que podríamos pensar. A su vez, la comuniedad también debe conocer la realidad en la que se encuentra, visitando a las escuelas de la zona y fomentando la creación de centros de educación física donde los alumnos puedan continuar su vida deportiva una vez terminada la escuela.

Coherencia entre objetivos, planes y proyectos

Parece una tontería decirlo, pero muchas veces sucede que quienes se encargan de autorizar proyectos de trabajo están más pendientes de los “arreglos” económicos que de aquellos que realmente le interesa a la gente. Y no importan bajo que slogan se trabaje, sólo en comunidades muy ricas puede darse la posibilidad de desarrollo para proyectos que beneficien a una minoría selecta y pudiente. Los objetivos, cuando apuntan al grueso de la población, deben volverse realidad a través de planes que los contemplen, y de proyectos que busquen llegar a poblaciones cada vez más extensas.

Formación de técnicos deportivos locales

Para desarrollar el deporte a nivel municipal no se necesitan licenciados ni letrados ultra intelectuales en el campo de deporte. Se necesita de personas responsables y comprometidas con el trabajo formativo, que conozcan la realidad en la que viven y que piensen en cambiarla o mejorarla. Estas personas deben ser capacitadas y formadas, pero no para enseñar en una escuela, sino para trabajar en forma ordenada y coordinada en clubes y otras instituciones de barrio que no cuentan con los recursos necesarios como para financiar a un entrenador profesional. ¿Cuántas veces hemos visto a padres de familia entrenando a un equipo? No vamos a poder cambiar esta realidad, pero sí podemos formarlos, capacitarlos, brindarles ciertas herramientras pedagógicas y técnicas que permitan un crecimiento armónico del deporte.

Competencias

Además de las clásicas competencias intercolegiales, el municipio debe contar con la posibilidad de organizar el deporte a nivel local, armando convenios con las instituciones encargadas de nuclear a los distintos deportes. Armar bases de datos que puedan cruzarse entre clubes, establecer líneas de comunicación, desarrollar actividades de intercambio, fomentar encuentros deportivos y/o recreativos entre distintas instituciones, etc. El municipio puede colaborar, y mucho, con las distintas federaciones, que a veces no cuentan con suficientes recursos, tanto humanos como económicos, para realizar algunas tareas.

Esta claro que el deporte municipal no es un tema para tratarlo a la ligera. A través de las políticas trazadas a este nivel pueden comenzar a aparecer las figuras del mañana. Pero no es sólo eso. Con proyectos serios y elaborados a conciencia, realizamos una tarea de prevención realmente única. Y si queremos una sociedad más sana, es necesario comenzar a pensar en el deporte como una inversión y no como un gasto.

 

Siguenos en las Redes Sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *